INFORME DE LA EFSA REVELA UN AUMENTO EN ENFERMEDADES TRANSMITIDAS POR LOS ALIMENTOS

 

Según el último informe anual de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria EFSA y el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades ECDC sobre enfermedades zoonóticas, en 2015 se reportaron a los organismos sanitarios europeos 4.362 brotes por intoxicación alimentaria, que causaron 45.874 casos de enfermedad.

Los casos de  Salmonella Enteritidis adquiridos en la Unión Europea (UE), según el nuevo informe, han aumentado en humanos en un 3 por ciento desde 2014.

Marta Hugas, científica jefe de EFSA, dijo: “La disminución de Salmonella ha sido una historia de éxito en el sistema de seguridad alimentaria de la UE en los últimos 10 años. Los brotes recientes de S. Enteritidis contribuyeron a un cambio en esta tendencia en humanos y aves de corral. Las investigaciones adicionales de las autoridades competentes en el campo de la salud pública y la inocuidad de los alimentos serán cruciales para comprender las razones del aumento “. 

Los brotes de Salmonella transmitidos por los alimentos aumentan

Los 4.786 brotes de enfermedades transmitidas por los alimentos reportados en 2016 representan un ligero aumento en comparación con 2015 (4.362 brotes), pero la cifra es similar a la cantidad promedio de brotes en la UE durante 2010-2016.

Los brotes debido a Salmonella están en aumento, con S. Enteritidis causando uno de cada seis brotes de enfermedades transmitidas por alimentos en 2016.

La bacteria Salmonella fue la causa más común de brotes de alimentos (22.3 por ciento), un incremento de 11.5 por ciento en comparación con 2015. Ellos causaron la mayor carga en términos de número de hospitalizaciones (1,766, 45.6 por ciento de todos los casos hospitalizados) y de muertes (10; 50 por ciento de todas las muertes entre los casos de brotes).

Salmonella en huevos causó el mayor número de casos (1,882).

Campylobacter y Listeria

Campylobacter , el patógeno alimentario más reportado en humanos, se detectó en 246,307 personas, un aumento del 6,1 por ciento en comparación con 2015. A pesar del alto número de casos, las muertes fueron bajas (0,03 por ciento). Los niveles de Campylobacter son altos en carne de pollo.

Las infecciones por listeria , que generalmente son más graves, condujeron a la hospitalización en el 97 por ciento de los casos informados. En 2016, la listeriosis siguió aumentando, con 2.536 casos (un aumento del 9,3 por ciento) y 247 muertes informadas.

Así, el alimento implicado en la intoxicación era en su mayoría de origen animal, en particular huevos o ovoproductos y carne de cerdo (ambos representan el 10% de todos los fuertes brotes con evidencia); el sigue la carne de pollo (9%) y el queso (8%), seguido de pescado y productos de pescado (7%); leche y productos lácteos (5%), carne bovina (4%) y crustáceos (3%).

Por otro lado, el informe destaca que la salmonela en los huevos ha seguido siendo el pasado año un problema de salud pública.

En 2015, la salmonela en los huevos se asoció con el mayor número de brotes transmitidos por alimentos y se encontraba entre las 5 combinaciones de alimentos patógenos, teniendo en cuenta el número total de casos de enfermedad y hospitalizaciones. No obstante, el número de brotes notificados causados por salmonella asociados con el consumo de huevos y ovoproductos ha ido disminuyendo en los últimos cinco años.

Los hogares fueron los lugares de exposición más frecuente. En el caso de los brotes de origen alimentario, la salmonella fue el agente más frecuente notificado en los hogares privados, mientras que las toxinas bacterianas -distintas de las toxinas de ‘C. botulinum’-, el calicivirus y otros agentes causales se notificaron más frecuentemente en lugares públicos como bares, restaurantes y pubs.

 

 

 

 

 

Valoraciones
Valora nuestra noticia
Gracias por tus valoraciones