MEJORAR EL POTENCIAL DEL RUMEN EN EL GANADO BOVINO

EL RUMEN, PARTE FUNDAMENTAL DEL TRACTO DIGESTIVO EN EL GANADO VACUNO

Dado que el rumen es una de las partes más importantes en el tracto digestivo del ganado bovino, es crucial mantenerlo sano. Sin un rumen saludable, las vacas nunca alcanzarán una producción superior ni la longevidad que el granjero busca.

Hoy en día se requiere una ración densa, para mantener los altos niveles de producción de leche y los requerimientos nutricionales,  y para ello el el estado del rumen es crucial.

La acidosis ruminal es un importante problema en la producción de bovinos.

Si podemos optimizar la salud / pH del rumen, podemos producir más de manera eficiente y rentable.

Lamentablemente, las vacas a menudo se enfrentan a una acidosis ruminal (sub) aguda con importantes consecuencias para la producción y la salud de los animales.

La acidosis ruminal es una enfermedad metabólica que aparece como acidosis ruminal aguda, pero a menudo es su forma subaguda la que nos encontramos. En caso de acidosis ruminal aguda, el pH disminuirá drásticamente por debajo de 4.8 durante un período prolongado de más de 24 horas. Un desequilibrio en la ración consumida,  con contenido en carbohidratos rápidamente fermentables dará como resultado una acumulación de ácido láctico en el rumen. Este aumento de ácidos puede alterar la osmolaridad del rumen, y puede resultar alterada la integridad de la pared ruminal, provocando un descenso en el ph sanguíneo y la deshidratación del animal, que puede resultar fatal.

Los signos clínicos son muy claros, como anorexia completa, dolor abdominal, respiración anormalmente rápida, palpitaciones, etc.

Trae consecuencias como la disminución del consumo de alimento de los animales, reducción en la digestibilidad de los alimentos fibrosos, posible depresión de la grasa en la leche, diarreas….y puede llevar a una ruminitis crónica.

Acidosis ruminal subaguda: más frecuente y sin diagnosticar

La acidosis ruminal subaguda, es mucho más frecuente en granjas lecheras profesionales y es causada por la acumulación de ácidos grasos volátiles (AGV) en el rumen. Si la producción de AGV excede la capacidad de absorción del rumen, el pH del rumen disminuirá. La acidosis ruminal subaguda,  se caracteriza por periodos repetitivos de un pH ruminal inferior a 5.5. Tienen una influencia disruptiva sobre la salud y el rendimiento de los animales. Numerosos estudios concluyen que el 19-26% de todas las vacas lecheras son tratada de esta patología.

Calculado ≠ consumido

La acidosis ruminal, en su forma aguda o subaguda, es causada principalmente por un desequilibrio en la ración consumida. Es importante hacer hincapié en la palabra consumida, porque la mayoría de las raciones se calculan de manera correcta. Sin embargo, esto no garantiza que las vacas también coman lo que se calcula o que los análisis de los forrajes sean correctos. En circunstancias subóptimas como enfermedad, cojera, estrés por calor, comportamiento de clasificación, etc., las vacas experimentarán patrones de consumo desviados. Cuando la alimentación no se mezcla adecuadamente, existirá el riesgo de que las vacas seleccionen en primer lugar los piensos de grano alto y disminuyan la ingesta de forraje.

Efectos negativos de la acidosis ruminal

Aunque la reducción de la producción de leche (grasa) es uno de los efectos más importantes a corto plazo, los efectos a largo plazo pueden tener un impacto mucho mayor.

La capacidad de absorción de nutrientes disminuirá si se mantiene en el tiempo un pH bajo en el rumen y aumentará nuevamente cuando se restablezca el pH. Si este periodo con bajo pH se alarga, la pared del rumen puede verse afectada crónicamente, lo que dará como resultado una menor capacidad de absorción durante un tiempo más prolongado.

Otro efecto perjudicial es la translocación de lipopolisacáridos (LPS) durante la acidosis ruminal. Los LPS son endotoxinas bacterianas que inducen, por ejemplo, inflamación cuando se translocan del rumen a la circulación interior. Durante la acidosis ruminal, las concentraciones de LPS pueden ser 10-20 veces más altas que en condiciones normales (Liet al, 2012).

Estrategia nutricional

La mayoría de las vacas de alta productividad están limitadas a nivel intestinal para aumentar la producción y la eficiencia de la leche.

Esto significa que la mayor ventaja en la producción tiene que venir del rumen.

A menudo, los consejos se centran en una mayor ingesta de fibra.

Sin embargo, con una buena estrategia nutricional es posible aumentar la densidad de la ración sin ningún efecto negativo sobre la salud del rumen. 

Junto con una correcta administración de la alimentación, una mezcla amortiguadora de pH de alta calidad dará como resultado una mayor eficiencia y un menor riesgo de acidosis ruminal. 

Para obtener un buen perfil de tamponamiento sobre el tracto completo del rumen, es necesario tener una buena combinación de productos de amortiguación. Al mismo tiempo, es importante dirigir la población bacteriana en la buena dirección. Además de amortiguar y controlar la población de bacterias, ciertos productos de amortiguación también pueden contrarrestar el estrés oxidativo en el animal. El estrés oxidativo, causado por acidosis ruminal y / o estrés por calor, aumentará la cantidad de radicales libres que interrumpen las células del cuerpo y disminuyen las funciones de barrera de las células epiteliales que aumentan la afluencia de endotoxinas, patógenos, etc.

Es recomendable la utilización de aditivos buffer y alcalinizantes, para neutralizar los niveles de acidez ruminal, y de esta manera controlar el nivel de acidificación, evitando las caídas más criticas de pH dentro de las primeras horas post pandriales y manteniendo condiciones ruminales más estables a lo largo del día.

http://www.dairyglobal.net/Nutrition/Articles/2017/8/Safely-unlocking-the-rumen-potential-176793E/?intcmp=related-content

 

Son conocidos los efectos de los aditivos para mejorar esta situación. Existen productos comerciales
modificadores de fermentación ruminal que pueden ayudar a neutralizar la acidez.

Entre los principales de naturaleza mineral, con comprobada eficacia, se encuentran:
Buffers: Bicarbonato de sodio y Sesquicarbonato de sodio.  Los buffers controlan la acidificación, pero no causan subidas de pH superiores a un determinado valor.

Alcalinizantes: Oxido de magnesio.

Un alcalinizador, a diferencia de un buffer, aumenta el pH ruminal y no tiene capacidad de mantenerlo en un
valor determinado. Los Buffers son excelentes para prevenir cambios en el pH, sin embargo no son muy efectivos en cambiar el pH ruminal. En cambio, los alcalinizantes son efectivos en cambiar el pH pero no en mantenerlo. 
Se puede utilizar una mezcla de bicarbonato de sodio o sesquicarbonato de sodio y óxido de magnesio (proporción
3:1) para intentar obtener una mejor respuesta en términos de composición la leche.

En MIPROMA contamos con MIAVIT BUFFER

MIAVIT BUFFER incorpora Bicarbonato de Sodio y Óxido de Magnesio, y puede resultar de gran ayuda en la reducción de acidosis ruminal cuando tengamos este cuadro en nuestro rebaño.

Para más información consulte a nuestro equipo comercial

 

 

Valoraciones
Valora nuestra noticia
Gracias por tus valoraciones

2018-02-01T14:34:16+00:00

Deje su comentario